Buenos días filósofos, yo creo que a la mayoría (por no decir a todos) nos ha sucedido una cosa de estas:

Te encuentras en una situación incómoda, respondes la llamada o intentas enviar el mensaje, pero al agarrar tu celular cae justamente allí, en el agua!

Ahí te preguntarás, ¿Y ahora, qué voy hacer?

Seguramente todo se te vino a la mente, lo que invertiste, las fotos, la información y quieres pensar que aún hay esperanza…

 

Ok!, voy a regalarte algunos tips en caso de que pueda solucionarse:

1. No lo prendas, podrías generar un corto circuito.

2. Quita la batería lo más rápido posible para cortar la electricidad que conduce el agua poniendo en contacto todas las conexiones.

3. Quita la tarjeta sim.

4. Sécalo justo después de sacar la batería, no se te ocurra hacerlo primero (la mayoría lo hace), pero no es lo correcto! Principalmente utiliza una toalla delgada o un paño absorbente para quitar toda el agua posible.

5. Secador: Con el calor de un secador de cabello, puedes secar los restos de agua que quedaron dentro de tu dispositivo.

Advertencia: El calor no puede ser excesivo porque automáticamente acabaría con tu móvil!

6. La sal! Si tu dispositivo se mojó con agua salada, hay que tener mucho cuidado. La sal es peligrosa ya que supondría el fin de tu dispositivo al intentar utilizarlo con sal dentro de él. Es necesario lavarlo con agua dulce aunque podría sonar bastante extraño.

7. Ponlo en el sol sobre una servilleta. No lo puedes dejar por mucho tiempo, evita el sobrecalentamiento con un ventilador.

8. “Poner en arroz”: Suena raro, lo sé. Pero un filósofo no deja pasar nada, todo lo analiza hasta llegar a un resultado que funcione!

En un recipiente seco coloca tu dispositivo con arroz crudo, déjalo por 24 horas y luego de este proceso intenta prenderlo.

Vamos a guardar la esperanza, “es preferible morir en el intento”!!!

Sin embargo, en caso de que no pueda solucionarse, acude a un nuevo dispositivo.